Estar protegido ante un ataque ciber no es sólo un tema de seguridad, va más allá, afecta a la competitividad de tu negocio directamente.

Los ataques ciber están incrementando de forma exponencial y se dan en todos los sectores de actividad. Sufrir un ataque puede suponer pérdida de datos, paralización de actividad, desconfianza de tus clientes, inestabilidad en la gestión del día a día, entre otros efectos. Todo ello perjudicaría seriamente la competitividad de tu empresa.

Y es que la tecnología puede detectar y bloquear este tipo de ataques pero la tecnología siempre tiene que ir acompañada de un equipo sensibilizado y que sepa cómo actuar ante cualquier mínima sospecha de ataque así como de soluciones de protección que el mercado ofrece.

10 Errores de seguridad mas frecuentes

  • Considerar que la información de su empresa o sus sistemas no interesan a nadie.
  • Creer que la seguridad sólo compete a los informáticos y descuidar aspectos tan importantes como los legales y organizativos.
  • Pensar que un antivirus y un firewall son suficientes.
  • Considerar que la seguridad es un producto y no un proceso y no realizar mantenimiento de sistemas, conocimientos etc… diario sin tener en cuenta nuevos requerimientos legales.
  • Pensar que la confidencialidad es algo de espías y grandes multinacionales.
  • No contemplar la seguridad en los contratos corporativos, sin tener en cuenta cláusulas de confidencialidad o requerimientos legales marcados por LOPD.
  • Desconocimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).
  • Mirar sólo hacia fuera. La mayor parte de los problemas de seguridad provienen de dentro de las propias organizaciones. En algunos casos, por usuarios malintencionados pero en muchos otros casos, por simple desconocimiento, por ejemplo:
    • uso de USB infectado,
    • abrir un adjunto o pinchar en un enlace que le llega en un correo o simplemente tirar a la papelera información confidencial
  • Ofrecer servicios a través de Internet sin tener en cuenta su seguridad.
  • Descuidar la gestión de la red y los sistemas. Muchas empresas todavía descuidan el mantenimiento de la seguridad de sus servidores y redes, lo que conduce a dispositivos de red vulnerables, puntos WiFi que permiten acceder a la red corporativa, bases de datos de uso interno accesibles a Internet o servidores sin actualizar desde hace años.